Saltear al contenido principal
RIP Style.com

RIP Style.com

Todos los involucrados en la industria de la moda lamentamos esta decisión de Condé Nast, pero ¿qué significa en realidad esta pérdida? 

Tener un artículo publicado o un review de pasarela en esta plataforma era sinónimo de que habías hecho o escrito algo digno de estar en el media core de la industria de la moda.

Cuando fue lanzado en el 2000, el escepticismo de las revistas por adoptar el modelo digital puso a Style.com adelante de la carrera y en poco tiempo se convirtió en el directorio de la moda; un territorio imparcial para las marcas e incluso otras publicaciones.

Desde el año pasado escuchamos rumores sobre estrategias drásticas para la salud de la revista online; eliminar la edición impresa nos parece ahora más un recorte de presupuesto que un enfoque del 100% al tráfico del sitio como lo planteaban.

image

El relanzamiento de su página como modelo e-commerce me tomó por sorpresa. Pensando que esta sería una excelente adición, tomando en cuenta una buena curaduría con las mejores opciones de compra en internet, todo esto concentrado en un sólo lugar con todo el background y expertise de su respetado staff incluyendo a Dirk Standen y Nicole Phelps. Cuando me di cuenta que era una estrategia despiadada para combatir el pobre revenue que tiene todo el portafolio de Condé Nast, me pareció muy lamentable.

El éxito web que tuvo se lo ganó a pulso y no a través de renombre de una revista establecida. Fue más una apuesta por el contenido digital con el timing perfecto; una página en donde no te quieren exprimir dinero con cada nota es algo que se agradece.

Después de la noticia del lanzamiento del sitio de e-commerce, Condé Nast comenzó a filtrar a los redactores y editores de style.com con el objetivo de verter el contenido de pasarelas y coberturas de eventos de moda en Vogue.com

Anna Wintour held a meeting with Style.com staffers Monday. “Anna gathered everyone at Style.com, told them thank you for your service,”

image

Aquellos que no encontraron un espacio en estos cambios fueron despedidos; incluyendo al director de fashion market Rachael Wang.

image

Nos quedamos entonces con un URL terrible en el que esperamos no tener que dar miles de clics y scrolls para encontrar el video o las imágenes de la colección que estamos buscando.

Pero no hay que ser tan caóticamente negativos, el reto ya está en juego, ¿cómo explotará Condé Nast esta nueva adición de e-commerce a su portafolio? En una realidad donde las versiones web de las publicaciones dejan mucho qué desear, esta reinversión interna podría ser una opción para reforzar el equipo digital y no desviar recursos y energía.

Style.com demostró que cuando pones calidad, entusiasmo y pasión en tus contenidos, éstos dan resultados. Será interesante ver cómo la revista de culto de la moda por excelencia le hace un espacio a esta identidad o lo termina de canibalizar.

Volver arriba